¿Cómo preparar el dióxido de cloro? | Dioxilife

¿Cómo preparar el dióxido de cloro?

El dióxido de cloro es un compuesto oxidante que se usa para desinfectar áreas, artículos, blanquear y para procesar el agua potable. En este post te compartiremos el paso a paso para preparar el dióxido de cloro y poder utilizarlo en tu hogar.

¿Qué materiales se requiere para preparar el dióxido de cloro?

Como Preparar Dioxido De Cloro

Antes de empezar con el tema principal, primero hay que conocer cuáles son los materiales necesarios para preparar el dióxido de cloro, ya que es muy importante contar con cada uno de ellos para que la mezcla sea 100% efectiva y de calidad.

Clorito de Sodio al 25% (NaOCl)

Es un químico oxidante que se destaca por su acción rápida, estabilidad, eficacia y facilidad de uso. Por ello es utilizado para limpiar y desinfectar diversas áreas o productos, ya que gracias a sus propiedades antibacterianas resulta letal para los virus, microorganismos y bacterias vegetativas. Sin embargo, suele ser poco efectivo contra los hongos, protozoarios y las esporas bacterianas.

Cabe mencionar que la mezcla de esta sustancia con el ácido clorhídrico se obtiene un poderoso desinfectante capaz de eliminar hasta un 99.99% de todas las bacterias o microorganismos que se encuentren concentradas en una superficie o líquido.

Ácido Clorhídrico al 4% (HCl)

Es una solución acuosa del gas de cloruro de hidrógeno soluble tanto en agua y alcohol, conocido por su fuerte olor y corrosividad que se puede usar en industrias fabricantes de papel, para potabilizar el agua y para blanquear.  

Tanto el Clorito de Sodio y el Ácido Clorhídrico se pueden obtener en las farmacias sin la necesidad de presentar alguna prescripción para su adquisición.

Agua destilada

Es una sustancia líquida compuesta por hidrógeno y oxígeno que permitirá almacenar el vapor condensado del recipiente de la mezcla química.

Envase de 10 ml

Puede ser cualquier tipo de envase (copa o vaso) que tenga las medidas de las unidades equivalentes a una milésima parte de un litro (ml).

Jeringa

Es muy importante contar con el tubo hueco para que la extracción de los líquidos de ambos compuestos químicos sea más fácil de depositar en el envase. Lo más recomendable es optar por la jeringa cono catéter estándar, ya que cuenta con un embudo más alargado para facilitar la entrada a otro recipiente para su transfusión.

Recipiente de vidrio con tapa (½ litro)

El recipiente deberá ser de un tamaño mediano o grande que sea capaz de almacenar el otro envase de ml para llevar a cabo la reacción química. Es muy importante tener en cuenta que la tapa también sea de vidrio y que al momento de cerrarla sea fuerte para evitar la liberación del gas de la mezcla.

¿Cuáles son los pasos para preparar el dióxido de cloro?

Una vez que ya se cuente con los materiales necesarios, procede a seguir al pie de la letra los siguientes pasos para preparar el dióxido de cloro:

Paso 1. Hay que abrir la tapa del recipiente de vidrio e introducir el envase de ml, eso se hace con el fin de calcular el nivel de agua mineral o destilada a llenar para llevar a cabo la reacción química de ambos compuestos.

Verifica la ubicación del envase en el centro del recipiente.

Paso 2. Una vez que el envase se encuentre dentro del recipiente de cristal procede a verter el agua hasta la altura del borde del envase.

Verifica que el agua no se deposite en el envase para evitar una contaminación con la mezcla del Ácido Clorhídrico (HCl) y del Clorito de Sodio (NaOCl).

Paso 3. Llena la jeringa con 5ml de Clorito de Sodio (NaOCl) y deposítala en el envase.

Paso 4. Posteriormente, vuelve a llenar la jeringa con 5ml de Ácido Clorhídrico (HCl) y depositalo en el envase, este actuará como activador.

Recuerda que antes de llenar la jeringa con los respectivos líquidos hay que tapar el hueco con la yema del dedo pulgar para evitar la fuga de los fluidos.

Paso 5. Una vez que ambos compuestos se encuentren depositados en el envase, se procede a tapar el recipiente de vidrio para que se lleve a cabo la reacción química. 

Durante este paso, se podrá observar que la reacción va a expulsar un gas dentro del espacio abierto entre el envase y el recipiente. Este gas se va a saturar en el agua (destilada o mineral).

Paso 6. Deja reposar la mezcla por un día en un lugar a temperatura ambiente.

Paso 7. Después de un día, podrás observar que ambas mezclas (envase y recipiente de vidrio) han tomado un color parecido al aceite de girasol, eso quiere decir que ambos líquidos se han transformado en Dióxido de Cloro. Cabe mencionar que la mezcla inicial obtenida del agua destilada o mineral pierde su fuerza, osea que su concentración va ser de 1.500 ppm que equivale a 0.15%

Paso 8. Procede a destapar el recipiente y retira el envase del recipiente de vidrio.

Importante:

  • Antes de destapar el recipiente, ponte un barbijo para evitar la inhalación del dióxido de cloro ya que puede ser tóxico. También asegúrate que el lugar se encuentre bien ventilado.
  • No olvides volver a tapar el recipiente después de retirar el envase, ya que los gases se pueden escapar.

Paso 9. El compuesto (residuo) que se encuentra en el envase, deposítalo en una botella reutilizable. Eso quiere decir que vas a tener dos envases con Dióxido de Cloro, uno en el recipiente de vidrio y otro en la botella con los residuos de la preparación y ambos se pueden utilizar.

Si quieres aumentar el porcentaje de concentración, sólo tienes que volver a aplicar los mismos pasos sobre la mezcla previamente preparada. Eso quiere decir que el dióxido de cloro de 1.500ppm (0.15%) pasará a ser de 3.000ppm (0.3%).

Y listo, con tan solo seguir estos sencillos pasos puedes preparar el dióxido de cloro, una buena cantidad y podrás usarlo ya sea para desinfectar las áreas, alimentos o para purificar el agua. 

Deja un comentario

0
Carrito
  • No products in the cart.